Burro Mocho

Me jugaron el burro mocho, y el gallo guindado

Porque el Euro es (casi) irreversible

with 6 comments

Primero voy a resumir el post anterior, en el que expliqué porque algunos países de la zona Euro están teniendo problemas. La razón más importante es que sus costos laborales han subido mucho en los últimos años y ya no son competitivos con países como Alemania. Una solución es devaluar la moneda, y así sus salarios bajarían respecto a los de otros países europeos. Sus exportaciones (ventas al extranjero) también mejorarían, porque los precios de sus productos también serían más baratos para los extranjeros. Pero no pueden hacer eso porque comparten el euro con esos países. Sería como que en Venezuela el Estado Zulia devaluara el bolívar respecto al Estado Sucre. Es imposible. Una devaluación es de una moneda respecto a otra(s), no respecto a sí misma. Así que una solución sería abandonar el euro, regresar a las dracmas, liras, o pesetas, y devaluar. Este post se trata de lo difícil que sería hacer eso.

Para entender las dificultades, primero debo explicar qué haría un país como Grecia (el más cercano al precipicio hoy) si abandonara el euro. Ya sabemos que devaluaría la moneda, pero también tendría que hacer algo sobre su deuda externa. Ese dinero lo debe hoy en euros, lo que plantea un escenario difícil.

Digamos que un país cualquiera debe hoy $100 en deuda externa, y su tasa de cambio es 2 pesos (su moneda local) por dólar. Eso quiere decir que en moneda local su deuda externa es de 200 pesos. Si devalúan la moneda, y la tasa de cambio es ahora 3 pesos por dólar, ahora su deuda externa pasa a 300 pesos. La deuda en dólares sigue siendo la misma, pero expresada en pesos aumentó 50%.

En un caso como el de Venezuela esto no es tan grave, porque el gobierno recibe ingresos regulares en dólares (petróleo). Pero para un gobierno que recibe la mayoría de su ingreso de impuestos locales, en moneda local, esto puede ser muy difícil de manejar (especialmente en el corto plazo). Estos países europeos no tienen petróleo, ni otro producto que puedan vender en grandes cantidades en moneda extranjera. Si Grecia regresa a la dracma y la devalúa, aún tiene que pagar una deuda en euros, con un ingreso en dracmas que con la devaluación vale menos. Eso suena mal. Como ven en el ejemplo numérico, su deuda externa aumentaría a niveles inmanejables.

¿Cómo puede entonces devaluar sin aumentar su deuda externa? Fácil: No paga la deuda (o paga menos de lo que debe). Como explica el párrafo anterior, no tiene sentido devaluar para luego pagar una deuda mayor. Una devaluación como la que estaría planteada para estos países europeos necesariamente incluiría una combinación de estas tres opciones:

  • Reestructurar la deuda: Negociar (o imponer) nuevas condiciones sobre la deuda. Por ejemplo, decirle a los acreedores “Te tengo que pagar este dinero a lo largo de diez años, pero te lo voy a pagar en treinta años”.
  • No pagar toda la deuda: “Señor Acreedor, te voy a pagar el 20% de lo que te debo. Tómalo o déjalo”. Otra opción menos probable es “No pago nada”.
  • Cambiar la moneda de la deuda: “Señor Acreedor, la deuda que estaba denominada en euros ahora te la voy a cambiar por una deuda en dracmas. Tómalo o déjalo”.

Esto no es un secreto; tampoco sería una estrategia novedosa (se ha hecho muchas, muchas veces. Ejemplo: Argentina en 2002). Tampoco lo es la devaluación. Si Grecia anuncia que va a dejar el euro, todos sabrán que eso significa que devaluarán. Es la única razón por la que abandonaría el euro. Los ciudadanos, sepan o no sepan de Economía, sabrán que viene una devaluación. Los acreedores y analistas sabrán también que viene una reestructuración o impago de la deuda.

Dado todo esto, ¿qué pasaría si el Primer Ministro de Grecia anuncia que pronto abandonarán el euro? Pocos minutos después habrá largas colas en todos los bancos para retirar depósitos en euros antes que los cambien por dracmas devaluadas, otros correrán a sus computadoras a transferir euros a bancos fuera de Grecia. Comenzaría una crisis bancaria que quebraría a la mayoría, sino todos, los bancos griegos. Como dice el reconocido economista Barry Eichengreen, sería la madre de todas las crisis financieras. Los inversionistas que tengan bonos de la deuda griega los venderán apresuradamente (porque saben que Grecia reestructurará su deuda, y muy probablemente no la pagará completa), creando además una crisis de deuda para el gobierno.

Una solución a este problema sería no anunciar con anticipación el regreso de la dracma, sino hacer un anuncio sorpresa e introducir la dracma inmediatamente después. Esto es imposible por varias razones. Primero, antes de regresar a la dracma deberán imprimir millones de nuevos billetes y acuñar monedas y posicionarlas por todo el país, en secreto. Segundo, regresar a la dracma significaría denominar toda la economía (contratos, salarios, depósitos bancarios) en dracmas, y hacerlo sin previo aviso sería bastante problemático porque tomaría tiempo. Tercero, también habría que reprogramar computadoras, máquinas vendedoras, cajeros automáticos, etc.

Es imposible hacer o planear esto en secreto. No sólo porque en nuestra era de Internet se filtraría la información sobre los preparativos fácilmente, sino porque en una democracia tendrían que haber discusiones al respecto en el gobierno o parlamento (y en el Banco Central Europeo). La sola noticia de que el gobierno está considerando dejar el euro iniciaría la crisis bancaria.

La manera de salir del euro sería increíblemente complicada y apresurada. Una vez que se sepa, el gobierno deberá tomar medidas drásticas inmediatas. La primera medida sería cerrar los bancos, o imponer límites para los retiros.

En resumen: La salida del euro vendría precedida por una muy probable crisis bancaria y de deuda. Todo el proceso de cambio sería altamente problemático. A eso pueden sumarle algo en lo que no entraré en detalle: todas las ventajas que perdería Grecia al salir del euro, además de enemistar a 16 importantes aliados europeos.

Este cuento de terror no quiere decir que un país nunca abandonará el euro (sé que usé “imposible” varias veces). Paul Krugman, Premio Nobel de Economía, señala que si las cosas siguen empeorando para Grecia la opción de salir del euro podría ser la opción menos mala. En ese escenario, sería una decisión que no la tomará el gobierno, sino que las circunstancias lo obligarán: Si se presentara una crisis bancaria y de deuda incluso sin que Grecia quiera dejar el euro, las razones más importantes para no dejarlo desaparecerían. Es como tener ganas de lanzarte a una piscina, pero no lo haces porque no quieres mojar tu ropa. Al poco tiempo empieza a llover y te empapas. Si ya estás mojado, ¿por qué no lanzarse a la piscina?

La situación de otro país, en otro continente, muestra que sí es posible abandonar el euro (aunque doloroso). Para efectos prácticos, Argentina había adoptado el dólar como moneda a principios de los noventa. Años después empezaron a sufrir la falta de flexibilidad que hoy sufre la periferia de la zona Euro. En el año 2001, en medio de una profunda crisis económica en su tercer año, y ante la expectativa de que el gobierno abandonaría la dolarización, la gente empezó a vaciar sus cuentas de banco. Pronto el gobierno impuso el “corralito” para evitar una crisis bancaria: límites de retiros de cuentas bancarias. A principios del 2002, luego de meses de crisis política y varios presidentes, el gobierno abandonó la dolarización, devaluó el peso, y rechazó pagar buena parte de la deuda externa.

La diferencia entre Argentina y los países del euro es que el peso nunca dejó de circular (la dolarización consistió en establecer por ley “Un peso vale un dólar, hoy y para siempre”), así que no fue necesario imprimir nuevos billetes para abandonar el dólar. La previa implementación del corralito les permitió devaluar los depósitos a la fuerza (de un día a otro, tus ahorros valían menos de la mitad). Fue un proceso doloroso, pero la economía se recuperó rápidamente. Tres años después alcanzó el mismo nivel que tenía antes del comienzo de la crisis a finales de los noventa, y seis años después había crecido casi 70%.

Para comparar: Argentina regresó a su nivel pre-crisis en tres años. Las estimaciones más optimistas para Grecia son que –si se queda en el euro, aguanta la recesión, hace profundos cortes en el gasto del gobierno, sufre una dolorosa deflación y caída de los salarios, y todo sale bien– tardarán ocho años en regresar a donde estaban antes de la crisis actual. Ouch.

Written by Pedro

mayo 16, 2011 at 1:07 am

De cómo el Euro ahorca a España y Portugal

with 11 comments

Estoy fascinado (por ser un nerd de la Economía) con lo que está ocurriendo en Europa. El experimento del Euro está mostrando su peor cara, y Alemania está cacheteando a los países más débiles de la zona Euro. Aquí les prometo explicarlo de manera que no tengan que saber nada de Economía para entenderlo. Explicar Economía así es uno de mis hobbies. Prometo que el primer párrafo es el más complicado, y aún así es fácil de entender.

* * *

La receta para abrir una empresa, resumiéndolo a lo más básico, tiene dos ingredientes: trabajo y dinero (capital). Ambos tienen sus precios. El precio del trabajo es el salario que se paga a los empleados. El precio del dinero (sí, tiene un precio) es la tasa de interés. Si quieres pedir prestado a un banco 100 bolívares y la tasa de interés es 10%, pagas 10 bolívares en intereses. Es decir, el precio de 100 bolívares por un período de tiempo es 10 bolívares.

Europa es un continente bastante diverso económicamente. Hay países que dependen de (y producen) cosas muy distintas. Eso quiere decir que no están bien sincronizados. Imaginemos que en Venezuela el estado Zulia depende totalmente del petróleo. Digamos ahora que el estado Sucre depende totalmente de aerolíneas. Si el precio del petróleo se dispara, a Zulia le va muy bien. Pero a Sucre le va muy mal, porque cuando sube el precio del combustible, las aerolíneas sufren. Ese escenario imaginario es en realidad bastante común dentro de un país. Por ejemplo, Texas (petróleo) y Michigan (carros) en EE.UU. Las diferencias entre países también son igual de comunes, incluso entre vecinos.

Las diferencias entre países no sólo son de productos, sino también de precios. Eso lo sabemos todos; hay cosas más caras en unos países que en otros. Contratar un ingeniero es más barato en India que en EE.UU. Pedir un préstamo en Colombia es más barato que en Venezuela. Antes de la adopción del Euro había grandes diferencias en los precios entre los países que lo adoptaron. Era más barato pagar un empleado en España que en Alemania. Pero pedir un préstamo en Alemania era más barato que en España.

Cuando entra el Euro, las tasas de interés en esos países se igualan de la noche a la mañana. Por ejemplo, si antes costaba 6% pedir prestado en Pesetas en España, al día siguiente costaba 2% pedir en Euros en España, porque desde ahora toda la zona Euro tenía las mismas tasas. Pero los salarios no cambiaron de la noche a la mañana. Seguía siendo más barato un empleado en España que uno en Alemania, la única diferencia es que antes los salarios se definían en Pesetas y Marcos, y ahora los dos se denominan en Euros.

La situación queda así: Ya dijimos que una empresa necesita dos cosas, trabajo y capital. Si el costo del dinero es el mismo en dos países, entonces mi decisión se reduce a dónde me salen más baratos los empleados. Así que los inversionistas salieron corriendo a invertir en países con bajos salarios –España y Portugal, por ejemplo. Buena parte de esa inversión en España y Portugal fue a bienes raíces. Se construyeron grandes desarrollos inmobiliarios y turísticos en las costas de estos países. Las economías crecieron, el desempleo bajó, los trabajadores empezaron a ganar mejores salarios, y todos felices.

Hasta que se acabó la fiesta de los bienes raíces con la crisis mundial. Se dejó de construir, y muchos proyectos se abandonaron. Otra de las industrias importantes en esos países, el turismo, también se vio afectado por la crisis porque los turistas de otros países europeos en crisis dejaron de viajar. El desempleo aumentó significativamente. En España ya ronda el 20%.

Ahora que necesitan los inversionistas otra vez, ¿por qué no están regresando a España y Portugal? Porque las cosas han cambiado. Los salarios de los españoles y portugueses aumentaron en la última década. Algo bueno para ellos, sin duda. El problema es que al aumentar los salarios, se evaporó la ventaja competitiva que tenían respecto a Alemania (y en general respecto a otros países más desarrollados de Europa). Si los salarios son similares, las empresas prefieren abrir una fábrica en Alemania porque los trabajadores son, en promedio, mejor calificados que en España o Portugal.

Cualquier otro país tendría una salida rápida de este problema: devaluar la moneda. Los venezolanos tenemos un ejemplo bastante reciente. Cuando el tipo de cambio era 2,60, el salario mínimo de (aproximadamente) 1.000Bs representaba $385. Al devaluar a 4,30 pasa a $233. De un solo golpe, los salarios venezolanos son más atractivos para un inversionista extranjero. Si España devaluara su moneda, sus salarios se harían más atractivos en comparación con los de Alemania. El problema es que no pueden, porque comparten el Euro. Esas decisiones ya no están en manos de los bancos centrales de esos países, sino del Banco Central Europeo.

Así que la periferia de Europa/Euro –principalmente Italia, Grecia, España, Portugal, Irlanda– están mal. Sus salarios son muy altos. Una solución es que los precios y salarios bajen en esos países (deflación). Pero es la opción más dolorosa, porque vendría acompañada de un período de recesión, incremento del desempleo y de la pobreza.

Otra solución sería que aumenten los salarios de los más países más desarrollados (inflación en Alemania). De esa manera, los salarios en la periferia volverían a ser competitivos. Un aumento de la inflación en esos países no es deseable, pero sí es una opción mucho menos dolorosa que la deflación en la periferia. Además, no tiene que ser inflación muy alta. Estamos hablando de una par de puntos porcentuales más de lo actual.

Hace unas semanas el Banco Central Europeo tenía esa situación sobre la mesa. ¿Resolvemos el problema con inflación en Alemania, o con deflación en la periferia? Debían decidir si subir o bajar las tasas de interés en toda la zona Euro. No voy a explicar la dinámica detrás de las dos opciones, pero el resultado básicamente es este: si subían tasas de interés, la decisión era “Deflación y recesión en la periferia”. Si las bajaban, estarían escogiendo “Un poquito de inflación inocua en Alemania”.

Lo que decidieron fue escribir una carta a los países de la periferia que sólo decía “FUCK YOU. Atentamente, Banco Central Europeo”. Subieron las tasas. Los intereses de Alemania pesaron más que los de la periferia.

Y si la cosa está tan fea… ¿por qué no se salen del Euro estos países pequeños? Así podrían devaluar y evitar lo que viene.” Eso es cierto, el problema es que irse del Euro tendría sus propias consecuencias. En el corto plazo, sería mucho peor que la situación actual. Ese será el tema de otro post.

Written by Pedro

mayo 11, 2011 at 1:06 am

Analizando los candidatos a las primarias

with 6 comments

Todos los candidatos de las primarias no han anunciado su candidatura oficialmente, pero aún así no es difícil deducir quiénes son. En este post analizaré los candidatos, tratando de enfocarme principalmente en una pregunta: ¿Cuál tiene más chance de ganarle a Chávez? Es decir, cuál es el mejor Candidato, a diferencia de cuál sería el mejor Presidente. Tengo, como todos, mi opinión sobre cuál sería un mejor Presidente. Pero lamentablemente eso hoy no es prioridad. Creo que cualquiera de esta lista puede ser al menos un Presidente mediocre, y eso es mejor de lo que tenemos hoy.

Henrique Capriles

El favorito para ganar las primarias. Sigue teniendo problemas de imagen, pero hay que reconocer que ha mejorado su carisma en los últimos años. En mi opinión, es el candidato más fuerte de la oposición para enfrentar a Chávez. Su gestión en uno de los estados más populosos goza de altos niveles de aprobación, es bien conocido (aunque le falta), y es bueno haciendo campaña (demostrado en Miranda).

Su principal virtud como candidato es que tiende a mantener las cosas simples. No recurre a discursos retóricos, palabras complicadas, etc. Es bueno transmitiendo ideas, va al grano. Muchos de los candidatos de esta lista no pueden decir lo mismo *tos* Ledezma *tos*. Es la diferencia entre alguien que hace política en la calle, y quien la hace por televisión o desde tarimas.

Su principal debilidad es su juventud, y que cuando se lo propone puede ser bastante gris y aburrido. Sí, su juventud puede ser considerada uno de sus fuertes, pero 40 años (en el 2012) es poco. Estoy seguro que éste será uno de los puntos de ataque del chavismo. También atacarán su gestión, justa o injustamente. No duden que le abrirán algún juicio por supuesta corrupción.

Pablo Pérez (Asumo que será el candidato de UNT porque Manuel Rosales no ganará su juicio, y aún si lo ganara, creo que lo presionarán dentro de UNT para darle paso a Pérez cuando vean que Rosales no ganará las primarias)

No tiene chance. Lo siento. No tiene ni la experiencia (apenas tiene dos años como gobernador, el único cargo electo que ha tenido), el carisma, ni el reconocimiento a nivel nacional. La oposición no puede empezar de cero con un candidato como lo hizo con Rosales. Antes de ser elegido candidato, todo lo que se sabía de Rosales fuera del Zulia eran rumores: “¡Ha hecho tremenda gestión!”. Pero nadie lo conocía. Tener de candidato a alguien de quien el resto del país sabe aún menos es pegarse un tiro en el pie antes de la carrera. Además, suficiente con el Zulia: Pérez sería el tercer gobernador del Zulia consecutivo en ser el candidato de la oposición. Y en este caso, la tercera no será la vencida.

Sobre el argumento de quienes lo apoyan, de que Pérez aportaría los tan importantes votos del Zulia: Esos votos ya son de la oposición, con o sin Pérez de candidato. El Zulia es férreamente opositor. No son votos pro-Pérez, son votos anti-Chávez. Lancen a quien lancen, la oposición gana en Zulia. Si no me creen, recuerden que la esposa de Rosales, sin experiencia en gestión pública o política, le dio una paliza 60/40 al candidato chavista en las elecciones a la Alcaldía de Maracaibo.

Leopoldo López (Asumiendo que le levanten inhabilitación)

Como candidato, lo pongo casi a la par de Capriles. Su principal problema es obvio: tiene tres años sin un cargo público y en la periferia del debate político. Pero ha usado muy bien ese tiempo, construyendo un partido de abajo hacia arriba en todo el país. Cuando sale de Primero Justicia y luego de UNT, se quedó sin aparato partidista para impulsar su campaña. Ese problema ya lo resolvió.

La ventaja de Capriles sobre López es que el primero puede decir “Mira mi obra, hoy, en Miranda”. López siempre fue reconocido como un buen Alcalde, pero vivir de la fama de una administración que expiró hace tres años (en uno de los municipios más ricos del país) no lo llevará muy lejos. Tendrá que compensar con carisma y una muy buena campaña.

Lo que temo de la potencial candidatura de López si le levantan la inhabilitación es que él y Capriles , siendo candidatos parecidos, dividan los votos en las primarias, abriéndole el camino a Pérez para ganar. Miren lo que pasó en Perú: los tres candidatos del centro, bastante similares, se negaron a retirarse y dividieron el 44% de los votos entre tres, dándole paso hacía la segunda vuelta a la extrema derecha con apenas 23% y a la extrema izquierda con 32%. No me parecen improbables estos resultados si nadie se retira: Pérez 30%, Capriles 28%, López 27%, Ledezma 10%, Fernández/Alvaréz Paz 5%. Pérez gana las primarias, y nos jodimos todos.

Antonio Ledezma

Otro sin chance de ganarle a Chávez. Su discurso es muy polarizador. Lo menos que necesitamos es un candidato que se pare a gritar en una tarima, como es el modus operandi de Ledezma. Creo que necesitamos un candidato que se vea más calmado y conciliador. No se puede negar que es muy bueno haciendo campaña, como lo evidencia su victoria en la Alcaldía Mayor, pero dudo mucho que pueda convencer a chavistas suaves o arrepentidos (como si creo que pueden Capriles o López). Sus niveles de rechazo para el que alguna vez fue chavista son muy altos. El que alguien deje de amar a Chávez no significa que también hayan dejado de odiar a ciertas figuras de la oposición. Ledezma figura alto en esa lista.

Eduardo Fernández y Oswaldo Álvarez Paz

Los pongo juntos porque pertenecen a la misma categoría: El Candidato Que No Quiere Ser Candidato. No tienen ni dinero ni partido. Vean lo patético del lanzamiento de Álvarez Paz si no me creen. Vamos a tratar de decir algo positivo de sus candidaturas: son políticos experimentados, afables, y no tienen ningún estigma reciente (ni pasado) en la opinión pública.

Cuando digo que no quieren ser candidatos, no quiero decir que si pudieran ser candidatos no aceptarían, sino que esa no es la razón principal por la que se están lanzando. Quizás tienen suerte y de la nada levantan entusiasmos inesperados y ganan las primarias (de la misma manera que un candidato que empezó sin dinero, ni partido, y 1% en las encuestas ganó la Presidencia en 1998). Para ambos, lanzarse es una oportunidad de buscar un cargo en el futuro. Supongamos que unas semanas antes de las primarias, Fernández tiene 5% en las encuestas. En ese punto, los candidatos que están peleando el primer lugar buscarán negociar: Te retiras, me apoyas, y si gano la presidencia te doy un cargo. Un ministerio, o una embajada importante y agradable. España, Francia, EE.UU, Unión Europea (en Bruselas), todas suenan muy bien.

Personalmente, pienso que Fernández sería un buen presidente, pero es un terrible candidato. Con los peos que tendrá el potencial gobierno opositor, un tipo de experiencia y contactos internacionales como él sería de bastante ayuda. Un buen Canciller, por ejemplo. Y ese es el tipo de cargo que él y Álvarez Paz están buscando.

Creo que Ledezma se está lanzando porque cree que puede ganar, pero no tendría problema si alguien quiere sumarlo a este grupo de Candidatos a Un Cargo. Otro que podría sumarse: María Corina Machado (aunque si ella se lanza, quizás no es por un futuro cargo, sino para foguearse para una futura candidatura a la Presidencia en el 2018).

El Candidato de Acción Democrática

AD necesita un candidato, por las mismas razones que se están lanzando Fernández y Álvarez Paz: para tener una ficha que negociar. Tienen casi un millón de votos y van a usarlos para negociar su apoyo, no los van a dejar libres para que otros los cortejen gratis. Ellos saben que no hay un presidenciable en sus filas, pero muy probablemente lancen a uno, sólo para luego negociar su retiro y apoyo. Por eso se lanzó Julio Borges en las últimas elecciones. AD sabe que Ramos Allup no tiene chance, y él también lo sabe. Pero a alguien tienen que lanzar.

Si no lanzan a nadie, lo más seguro es que esperen a que las primarias estén casi decididas para apoyar a un candidato fuera de sus filas. Pero dudo que Ramos Allup decida dar el apoyo de AD sin primero establecer la independencia del partido de los otros partidos de la MUD. La tercera opción es que traguen duro y apoyen desde el principio a Ledezma (él también tragará duro) sencillamente porque es lo que más se parece a un adeco entre los otros candidatos.

Written by Pedro

abril 14, 2011 at 4:48 pm

Publicado en Maldita Política

Gays en el poder

with 4 comments

Después de vivir casi cuatro años en el Reino Unido, me interesé bastante en los acontecimientos políticos de ese país. Creo que todos los días leo las noticias políticas de Inglaterra. Es un gusto que me doy después de tener que seguir la política venezolana; como ver Citizen Kane después de tener que ver seis horas de El Chavo. Vean alguna vez Prime Minister’s Questions* y verán de lo que hablo.

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención es como no tiene nada de malo ser un político homosexual en el Reino Unido. Obviamente, no debería haber nada de malo en serlo dónde sea. Pero en nuestro país, e incluso en democracias maduras como la de Estados Unidos, ser abiertamente homosexual no es una opción para alguien quien aspira a un cargo importante en política.

En el Reino Unido a nadie le importa que un político sea homosexual. Sí les molesta los engaños y las mentiras.

Una de las personas más poderosas durante los gobiernos de Tony Blair y luego de Gordon Brown fue Peter Mandelson, quien reveló su homosexualidad siendo ministro del gobierno. A partir de ahí todos sabían de Mandelson y su novio brasilero Reinaldo, y aparecían en público y en fotos con frecuencia. A nadie le importaba. Mandelson tuvo que renunciar dos veces del gabinete, pero por escándalos que nada tuvieron que ver con su sexualidad.

Durante las elecciones del líder del partido Liberal Demócrata en el 2006, los periódicos revelaron que dos de los candidatos, Simon Hughes y Mark Oaten, eran homosexuales (incluso antes de eso ninguno tenía mayor chance de ganar). Hughes había usado en varias oportunidades un chat por internet para homosexuales, y de Oaten se supo que acostumbraba contratar prostitutos (a veces más de uno a la vez). Hughes aceptó que era bisexual, y siguió su campaña como si nada hubiera pasado. Perdió la elección, pero mantiene su puesto de diputado y hace poco fue elegido Vice-Líder del Partido. En cambio Oaten –un hombre casado y con dos hijos– tuvo que renunciar, porque en el pasado había criticado a un juez que fue despedido por contratar prostitutos, además de hacer campaña bajo la imagen de un hombre de familia con valores tradicionales. Oaten se retiró en el 2009 de la política.

En el nuevo gobierno de coalición entre el Partido Conservador y el Liberal Demócrata ya van dos casos similares con resultados muy distintos (y se está cocinando el tercer caso). David Laws, del Partido Liberal Demócrata, fue nombrado en un alto cargo en el Tesoro. A pocas semanas de tomar el cargo, de la nada, Laws anunció que era homosexual y renunció. No por ser homosexual. En el Reino Unido, como en otros países, el gobierno paga el alquiler de casa y apartamentos a los diputados que vienen a vivir en Londres en el parlamento y sus distritos no están en Londres. El equivalente a pagarle el alquiler al diputado del Zulia que viene a trabajar en la Asamblea en Caracas.

Pero el gobierno no les paga nada si viven en Londres en una casa propia, o si el dueño del lugar es su pareja. Un periódico descubrió que aunque Laws reportaba en sus gastos el alquiler de lugar donde vivía, en realidad vivía en el apartamento de su novio. Como su homosexualidad era un secreto, al no solicitar el pago del alquiler estaría revelando que vivía con su novio. Así que Laws tuvo que renunciar a su cargo (aunque sigue siendo diputado) por recibir reembolso de gastos a los que no tenía derecho, y devolver el dinero.

Al ver como Laws ya no tenía que vivir una doble vida, otro miembro del gobierno de coalición por el Partido Conservador, Crispin Blunt, diputado y Vice-Ministro de Justicia, reveló ser homosexual. La decisión no fue provocada: no le descubrieron amantes, engaños, nada. Lo dijo, y siguió adelante como si nada. El caso de Laws le enseñó que lo mejor era revelarlo y no esperar a que algún periódico lo descubriera tratando de ocultarlo. Blunt sigue su carrera como si nada (excepto por la parte de que llevaba 20 años casado).

Estos comentarios vienen al tercer caso que mencioné antes. Una de las personas más importantes del Partido Conservador y del actual gobierno es el diputado William Hague. Es el Canciller, en el pasado fue líder del partido entre 1997 y 2001, candidato a Primer Ministro en las segundas elecciones ganadas por Blair, y en general es respetado como un político de alto calibre por los partidos de gobierno y oposición por igual.

Ayer tuvo que responder a rumores de que es homosexual. En un comunicado negó serlo. Su esposa también lo defendió, hablando de las ganas que tienen de formar una familia, y de las múltiples pérdidas de embarazos que han sufrido, el último hace unos meses.

Los rumores comenzaron cuando Hague, de 49 años de edad, contrató un tercer Asesor Político para su oficina en la Cancillería (se acostumbra contratar dos). El tercer asesor es un joven de 25 años, homosexual, que excepto por un título en Derecho de una universidad de segunda clase, carece de formación o experiencia para ser asesor del Canciller en asuntos internacionales. Comenzó a trabajar con Hague hace dos años, como su chofer. Un periodista descubrió que durante la pasada campaña electoral, en al menos uno de los viajes compartieron una habitación de dos camas. También hay fotos de ellos hace unos meses caminando juntos en los alrededores del parlamento en las que Hague parece no querer ser reconocido.

Sin importar si es o no homosexual, es muy estúpido de Hague haber compartido habitaciones con su asesor. Hay que ser muy ingenuo para pensar que un político de 49 años compartiendo habitación con un empleado homosexual de 25 años no iba a dar de qué hablar. No sería distinto si hubiera compartido la habitación con una empleada joven. Si Hague resulta ser en efecto homosexual y en una relación con su asesor, es muy probable que tenga que renunciar. No por ser homosexual, sino por premiar a su amante con una posición pagada por el Estado para la que ni siquiera está calificado.

Así que en resumen, hay dos caminos. Si no hay engaños ni delitos de por medio –Mandelson y Blunt- un político británico puede ser abiertamente homosexual sin perder su carrera (¿Ser Primer Ministro? Lo dudo. Pero todo lo demás sí). Lo que no se perdona es el engaño.

* El Primer Ministro va todos los miércoles a responder preguntas en el Parlamento y lo pasan por televisión. No sabe qué le van a preguntar, y la precisión de las preguntas y respuestas es impresionante. Básicamente, todos los miércoles el Primer Ministro debate en vivo por televisión contra los líderes de la oposición. Los debates están llenos de drama, diferencias ideológicas, y un manejo del sarcasmo y la ironía que las convierte en televisión de primera.

Written by Pedro

septiembre 2, 2010 at 3:12 pm

Publicado en Maldita Política

Predicando al coro

with 10 comments

El título del post es la traducción de una expresión en inglés, “Preaching to the choir”. Figurativamente, quiere decir que estás tratando de convencer a alguien de algo en lo que ya cree. Literalmente, se refiere a un sacerdote tratando de convencer de la existencia de Dios a los miembros del coro de la iglesia: es una pérdida de tiempo porque ellos ya creen en Dios, sino no estuvieran ahí, debe concentrarse en los otros que no creen tanto.

En el final del último post mencioné cómo los líderes de oposición mantienen un discurso dirigido a quienes ya los apoyan, cuando deberían estar dirigiéndose a los que no los apoyan. No ganan un voto hablándole a personas que ya los apoyan y detestan el gobierno actual.

Son especialistas en perder tiempo, y saliva. Con frecuencia veo anuncios de candidatos de oposición haciendo asambleas de vecinos en zonas donde la gran mayoría los apoya. Les tengo una noticia: quienes van a esas reuniones ya van a votar por ustedes. Están perdiendo su tiempo, y el de ellos.

Mientras escribo esto revisé la agenda de María Corina Machado y tiene dos eventos programados en los próximos días: uno en Altamira para decirle a quienes piensan que el sistema de salud no sirve para nada que en efecto el sistema de salud no sirve para nada, y en otro día tiene un encuentro con los vecinos de Los Palos Grandes, una zona donde la oposición gana con –siendo pesimista- 90% de los votos.

En el post anterior también dije que la clave de un emprendedor de negocios es “Identifica una necesidad. Satisfácela”. Aquí hay una gran necesidad, porque Chávez también comete el mismo error de predicarle al coro. Hace muchos años que dejó de intentar sumar seguidores, su única preocupación es mantener los que tiene. No hace un acercamiento hacía quienes no han votado por él. Por eso el mismo discurso de odio y resentimiento hacía quienes le oponen.

Hay muchos votantes que han ido quedando huérfanos porque ambos bandos siguen predicándole al coro. Hay muchos ex-chavistas decepcionados que no terminan de dar el salto hacía el otro bando porque estar decepcionado de Chávez no significa que votarán por los otros. Eso la oposición no lo entiende.

Por más de una década Chávez ha minado el cerebro de millones de personas con este mensaje: “Yo soy bueno, ellos son escoria traicionera y tramposa”. Por años han estado convencidos que Chávez es bueno y Ledezma es un desgraciado. Uso el ejemplo de Ledezma porque recientemente escuché a un chavista refiriéndose a Ledezma como un ladrón, y María Cochina Machado (sí, dijo “Cochina”) como una rata. Decepcionarse de Chávez no significa que ahora va a pensar que Ledezma y Machado son buenas personas.

Porque dejen de creer en Chávez no quiere decir que ahora van a ir corriendo a votar por la oposición. Los van a seguir odiando igual que antes. Les apuesto que antes que votar por Ledezma o cualquier otro opositor prefieren no votar, o incluso votar otra vez por Chávez. Su desilusión con Chávez no va a borrar 10 años de ver a la oposición y sus líderes como enemigos traicioneros, ladrones, y tramposos.

Imagina que terminas con tú pareja de 10 años. En ese momento no necesitas alguien que te repita una y otra vez “Esa tipa es un perra”. Te vas a sentir como un estúpido, porque eso también es un insulto hacía ti: te recuerdan que estuviste 10 años con una perra. Aunque estén decepcionados con Chávez, no necesitan que alguien les repita una y otra vez lo equivocados que estaban. Necesitan escuchar opciones. Los insultos sólo sirven para mantener una base de votantes, no para incrementarla.

Hay huecos gigantescos en la política venezolana. Por una lado votantes huérfanos que están decepcionados de Chávez pero le siguen teniendo resentimiento a la oposición. Por el otro, una oposición que sigue con su discurso dirigido a sus bases, predicando al coro. Los que están fuera del coro tienen una necesidad esperando a ser satisfecha: inseguridad, corrupción, inflación, escases de alimentos, etc. Los votantes huérfanos necesitan alguien que les diga “Esto es lo que voy hacer por ti”, como Chávez lo hizo en 1998. No necesitan que les digan qué está mal; eso ya lo saben.

Written by Pedro

julio 13, 2010 at 5:44 pm

Publicado en Maldita Política

¿Hay paso por la derecha en Venezuela?

with 8 comments

He escuchado varias veces esta frase, o alguna variante: “En Venezuela la mayoría es y siempre ha sido de izquierda”. Hay evidencias para apoyar ese argumento. Incluso antes de Chávez, los partidos que gobernaron Venezuela se pueden describir como de centro-izquierda (sin impedir que uno u otro se caracterizado como de derecha, relativo a los demás).

Por eso es que la oposición venezolana ha buscado enfrentarse al discurso de izquierda radical de Chávez con uno de izquierda light, cero calorias endulzado con edulcorante. Tocan algunos temas como la justicia, repartición de las riquezas, vamos a dar gratis tal o cual cosa, democratizar eso y lo otro. A veces pueden ser tan populistas como Chávez.

Pero dada la situación tan mala del país, particularmente el área de seguridad, me pregunto: ¿Tendría éxito en unas elecciones contra Chávez un discurso de derecha?

Me refiero a una derecha un tanto disfrazada. Nada de hablar de las bondades del mercado, por ejemplo. Pero sí una buena dosis de derecha con mano dura Uribe-style en el tema de la inseguridad, y la corrupción. Mano dura, muy dura en ambos temas. Creo que caería excelente en el electorado un candidato que diga bien claro “Bajo mi gobierno, todos los malandros van a terminar presos, o muertos. No hay tregua”. Los corruptos: desempleados, o presos. El discurso de izquierda siempre tiene mucho “te vamos a dar esto, y también a regalar aquello”. Hay poco de “Vamos a poner orden y hacer cumplir las leyes”, que cala más con el discurso de derecha.

Como dije en un post anterior, Chávez ha ignorado por completo el tema de la inseguridad. La clave de los grandes emprendedores en el mundo de negocios es “Identifica una necesidad. Satisfácela”. No es distinto en política. En 1998 Chávez identificó la necesidad de un político que hablara al nivel de las masas y no por encima de ellos, que les dijera “Ahora te toca a ti”.

Al igual que entonces, hoy también hay un gran hueco en la política venezolana esperando a ser llenado: Alguien que diga sin pelos en la lengua “A todos los malandros -de barrio o de cuello blanco- los vamos a joder”. Dudo que eso ocurra, porque los líderes opositores se cuidan mucho de herir las sensibilidades de quienes ya los apoyan. No se dan cuenta que con ese discurso light lo único que ganan es mantener a sus seguidores, pero no sumar nuevos votantes del bando de los ex-chavistas y los chavistas tambaleantes.

Written by Pedro

julio 9, 2010 at 3:14 pm

Publicado en Maldita Política

Boca bien cerrada

with 8 comments

Desde 1999, Chávez ha tocado todos los temas. Recuerdo cuando dijo el Día de los Enamorados “¡Marisabel, ya voy a la casa a darte lo tuyo!”. Habló de su diarrea. Socialismo, comunismo, desarrollo endógeno. Construir casas, trenes, gallineros, hospitales. Pelea contra los imperialistas, capitalistas, escuálidos, especuladores. Todo lo que se te pueda ocurrir.

Menos una cosa: El hampa.

Seguramente ha tocado el tema alguna vez, pero es la excepción. Prácticamente nunca lo hace. Al menos yo no recuerdo escucharlo hablar de la inseguridad ni una vez.

No lo entiendo. Creo que ya sabemos que no es su prioridad, pero realmente me extraña que ni siquiera hable de eso. Todas las encuestas desde hace años dicen que la principal preocupación del electorado es la inseguridad. Eso lo sabe él, lo saben sus asesores. Por eso no entiendo porque nunca habla de eso.

¿Si habla de tantas cosas, porque nunca habla de la que más importante? No tiene que ser sincero al hacerlo. Es raro que no lo haga así sea sólo para aparentar. Cualquier cosa, para que parezca que está haciendo algo al respecto.

“¡Vamos a acabar con la inseguridad!”.

“Hoy empieza el Plan QuéCoñoMeImporta contra el hampa”

“Les digo a los hampones: ¡Agárrense!”

Nada. Ignora por completo el tema. No sé si es él, o sus asesores. Es decir, quizás algún asesor le ha dicho “Mi presi, hoy en Aló Presidente debería decir que estamos atacando el hampa” y él lo ha desestimado. Quizás nunca se lo sugieren (lo que no quiere decir que no lo sepa; Chávez lee el periódico).

¿Cuál será la estrategia? Debe ser que no quieren ser los que toquen el tema. Lo que es una idea terrible, porque creo que son más los votos que pierden al ignorar el tema que los votos que conservan con esa estrategia de “Oídos que no escuchan, corazón que no siente”.

¿Si finge preocuparse por tantas otras cosas, porque no finge con la más importante?

Qué vaina tan rara.

Actualización 01/06/10: Se me olvidó mencionar que los planes de seguridad del Gobierno muy rara vez son anunciados por Chávez. Siempre deja eso para los alcaldes, ministros, policias o militares. Por ejemplo, cada vez que despliegan efectivos de la Guardia Nacional en Caracas con la excusa de enfrentar la inseguridad, ese anuncio lo hace por lo general el Ministro del Interior. No Chávez.

Written by Pedro

junio 1, 2010 at 1:04 am

Publicado en Maldita Política

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.